Sé que me quiere, pero tanto “amor” me incomoda


El amor… el amor… a todo ser humano nos gusta sentirnos amados por una pareja. Pero si estás en un estado de confusión sobre la intensidad del amor que tu pareja dice profesarte, espero que esto te ayude a tener claridad.


Que me llame dos o tres veces al día para saber dónde estoy ¿es porque se preocupa por mí o porque quiere saber qué estoy haciendo y con quién estoy?, que me pida las contraseñas de mis redes sociales como prueba de amor ¿es para reforzar nuestra intimidad? porque una pareja se tiene que compartir todo, absolutamente todo ¿no?, cuando le mando foto de cómo me vestí y me pide cambiarme ¿es porque no quiere que alguien más se enamore de mí? ¿Qué tal si me pierde?

Pues esa incomodidad es la vocecita sabia (que todos tenemos y que algunos llamamos intuición) que te está diciendo “quizá es una persona controladora, si te incomoda, hay algo que revisar”.

Haz caso a tu intuición. Si tu pareja te llama varias veces al día sólo porque “te quiere escuchar” es una verdad a medias. No dudes que le encanta tu voz, pero de paso, y más si es en video llamada, quiere verificar, sí, “verificar”, que no estés con alguien más que pueda representarte un interés, del tipo que sea: laboral, amistoso, antropológico… el que sea.

Al pedirte las contraseñas de tus redes sociales no hace más que invadir tu intimidad. ¿Le has pedido las suyas? Si sí, los dos están invadiendo un espacio vital del otro: su vida individual, la que toda relación sana debe conservar porque ahí es donde uno o una se construye y después se comparte con el otro. Simple: ¿de qué van a conversar si uno sabe absolutamente todo del otro? Gran mentira del amor romántico esa de que debe compartirse todo.

No olvides que te conoció como individuo y algo de eso le enamoró, también tu atuendo, por cierto. Entonces, ¿por qué cambiarlo? No permitas que te vuelva a decir qué sí o qué no vestir “para que no llames tanto la atención”. Usa el vestido, la camisa o la corbata que a ti te plazca. Si no le gusta, tiene un problema.

Estas actitudes de las personas “amorosas” nacen por la inseguridad que los avasalla, pues para disminuir su ansiedad necesitan recurrir a estrategias como las que te incomodan. Es más la ansiedad por dejarse de sentir amadas, que el supuesto amor que tienen por su pareja. Mientras ellas no resuelvan su problema (porque no es de nadie más) no podrá establecer una relación basada en la confianza y la admiración del otro.

Perdona que escribamos de estas cosas en el “mes del amor”, pero la intuición (y la experiencia) nos ha dicho que son días en los que el amor romántico hace de las suyas distorsionando la idea de lo que debe ser una pareja. Que no te engañen.



©  2018 Sexualidad ATI. Creado por _hipertexto.

Síguenos
  • Facebook Black Round