Más de 20 años
de experiencia

Sexualidad_ATI_20_experiencia.jpg

Sexualidad ATI nació antes

de que arribara el año 2000

Desde entonces, la visión sobre la sexualidad humana ha cambiado vertiginosamente y eso ha significado mayores retos para el proceso educativo.

Hoy niñas, niños y adolescentes están en contacto con elementos que antes no eran parte de su vida: contenidos de sexo, miedo, terror y violencia en Internet, películas o videojuegos. Están expuestos a situaciones que no pueden procesar por su desarrollo psicosexual y eso impacta en que se formen personas con menor empatía y tolerancia, con dificultad para el autocontrol y para postergar, tienen menor capacidad para imaginar y crear, al mismo tiempo que establecen más relaciones digitales que en persona. 

Los adultos vivimos una era tecnológica que nos rebasa y no hemos sabido dosificar el consumo de ella que hacen los más pequeños en casa, no hemos puesto límites, ni hemos dicho ‘no’ cuando es necesario. No sabemos cómo acercarnos a ellos.

La aparición de la pandemia de COVID-19 agudizó el contacto con el mundo virtual y eso ha generado nuevos retos para la familias, mismos que desde Sexualidad ATI identificamos y abordamos en conferencias y talleres. 

Nos ha tocado aceptar que la escuela y la familia no son la principal fuente de educación, también lo son el Internet, los videojuegos y demás tecnologías de las cuales una gran parte del mundo adulto está alejado.

En estas décadas de trabajo nos ha tocado ver cómo la violencia sexual que se presenta por ejemplo en la pornografía a la que cada vez se tiene acceso a más temprana edad, impacta en la calidad de los vínculos que establecen niñas, niños y adolescentes. Nos toca darles herramientas para identificar el abuso o la violencia que les ayuden a ponerse a salvo, aún cuando la mayoría de las veces quienes generan esa agresión sean adultos cercanos.

A las familias siempre nos preocupa que nuestros hijos vivan algún tipo de abuso, a Sexualidad ATI nos ocupa educarlos también para que no se conviertan en abusadores en el futuro. Nos toca ir en ambos sentidos para lograr una sociedad más justa y noble.