El dragón Ati

Un dragón verde
que lanza estrellas

Un personaje clave del equipo es Ati, un dragón que interactúa especialmente con los niños más pequeños, en preescolar. Ellos le ayudan a tomar diferentes decisiones y así ensayan habilidades para la resolución de conflictos y prevención de cualquier tipo de abuso —incluyendo el sexual— aplicables en su vida diaria.

 

Ati es único entre los de su especie porque desde pequeño se descubrió incapaz de lanzar fuego. Tuvo que decidir entre aceptarse como es y sentirse orgulloso de su diferencia o tratar de cambiar para ser aceptado. Decidió lo primero y ahora se asume capaz de exhalar estrellas. Esa es una gran lección que le encanta compartir con el mundo.

Todo quien lo conoce, incluso si es adulto, lo adora. Le encanta platicar sobre su familia: Mem y Fillo, sus padres; Tunga y Papauchi, sus abuelos; y su hermanita Etel. Tiene varios adultos confiables que le dan sabios consejos, admira la magia de su  abuela y a veces se pone celoso de su hermanita menor.

La personalidad de Ati es la de un héroe, pero no uno invencible como la mayoría, sino uno vulnerable, capaz de mostrar sus sentimientos, equivocarse y enfrentar situaciones duras y dolorosas, igual que lo hace cualquier niño. ¡Eso sí que es cosa de valientes!

María Fernanda Laguarda, socia fundadora de Sexualidad ATI, presta su voz al pequeño dragón. “Para mi es maravilloso verlo interactuar con los niños, ver cómo lo miran y le hablan, todas las ocurrencias que expresa de niño dragón a niño humano. De pronto, parte de mí se convierte en un pequeño dragón a quien ellos quieren y admiran”.