• Ati

¿Qué haría si me embarazo a los 15?

Es común imaginar que a los 15 años los adolescentes quieren disfrutar la vida cerca de sus amigos, hacer deporte, explorar opciones profesionales y claro, comenzar a salir con las chicas o los chicos que les gusten. El deseo está presente en sus vidas, sienten atracción por otras personas y muchos de ellos comienzan a experimentar las primeras caricias eróticas e incluso relaciones sexuales. Seas papá, mamá o adulto que trabaja con adolescentes no tienes manera de negarlo.

Datos “de carne y hueso” reafirman lo imprescindible que es la educación sexual a esa edad, especialmente si los años previos nunca se ha abordado el tema y tenemos presente que 20 de cada 100 nacimientos en México son en jóvenes adolescentes.


Talleres con adolescentes

Durante el ciclo escolar 2017-2018, Asesoría educativa y prevención (Ati) realizó talleres con adolescentes de 15 años de edad en ocho colegios privados de la Ciudad de México (CDMX), con población de ingreso económico medio alto (181 mujeres y 192 hombres). Aquí algunos de los hallazgos, respecto a las alternativas que consideran en caso de enfrentarse a un embarazo y al uso de anticonceptivos.

En caso de embarazo, sólo una quinta parte de ellas (21%) y casi un tercio de ellos (31%) se quedaría con el bebé; más hombres (31%) que mujeres (14%) lo darían en adopción, aunque tienen una idea fantasiosa de lo que implica; y también más hombres (39%) que mujeres (31%) desearían interrumpir el embarazo, pero desconocen los aspectos legales y médicos.

La mayoría asumió que difícilmente podrían realizar cualquiera de sus “soluciones” sin ayuda de papá o mamá. “Voy con mi mamá y le digo que la embaracé, creo que me apoyaría y a la chica también, sin casarme”; “yo elegiría a quién darlo en adopción para ver cómo lo tratan antes” (lo cual es poco viable en nuestro sistema de adopción); o “si existe la posibilidad, interrumpo mi embarazo, tendría que ir con mis papás y ellos deberían firmar y estar de acuerdo” (si lo hacen antes de las 12 semanas de embarazo en la CDMX pueden ir solas y no necesitan tal autorización). Entre los hombres que participaron en los talleres hubo comentarios como “aplico el plan B, me voy, si lo quiere tener, que ella se haga cargo, es su problema”. Situación que concuerda con las cifras nacionales de madres jóvenes solteras.

Lejos de situaciones hipotéticas, más mujeres (20% o una de cada cinco) que hombres (14%) ya han estado preocupadas ante la posibilidad de un embarazo, lo que significa que han tenido relaciones sexuales sin protección, además de que tanto ellas (36%) como ellos (34%) confían en los métodos naturales, como el coito interrumpido o evitar tener coito los días fértiles.


Lagunas profundas sobre la sexualidad

Hombres y mujeres conocen el uso del condón en teoría, pero en la práctica de su colocación la gran mayoría erró por no ver la fecha de caducidad, abrirlo con tijeras o dientes, no dejar suficiente espacio para el semen, no quitarle el aire y/o asegurarse para qué lado se coloca.

Tras analizar estos y otros resultados surgidos en los mismos talleres no me quedó duda: las lagunas sobre sexualidad son muy profundas antes de los 15 años, aunque el deseo de mantener relaciones sexuales está presente. La realidad entre adolescentes de medios económicos menos favorecidos no es tan distinta, les recomiendo leer el texto: Contribuye el INPer a Prevenir Embarazo Adolescente de la Secretaría de Salud.

Como adultos tenemos que acompañar a nuestros jóvenes con información, atender sus dudas y darles argumentos para que comprendan que siendo adolescentes no están preparados para tener responsabilidades de adulto y hacerse cargo de un hijo.

20 vistas

©  2018 Sexualidad ATI. Creado por _hipertexto.

Síguenos
  • Facebook Black Round