Mamá

Por Elena Laguarda

um-tapete-de-lindas-flores-rosas

 

Es sabido lo importante que es el papel de una madre —o padre que cubre el rol—, en nuestra sociedad. Incluso, cuando decimos mamá no podemos evitar evocar a aquella persona que nos acunó, nos besó, nos consoló y que ha estado presente en nuestra vida, aún cuando ya sea sólo en nuestro recuerdo. Sin embargo, me gustaría reflexionar en tres puntos que la figura materna ofrece y lo fundamental de éstos en la vida futura del niño.

  1. Amor incondicional

Nada fomenta más el crecimiento que el saberse aceptado tal y como soy, sin condiciones, asumiendo que somos más importantes que nuestras fallas. Aquellos que viven este tipo de amor incondicional serán capaces de amarse a sí mismos en el futuro, no sentirán miedo al abandono pues se sabrán valiosos y capaces de ser su mejor compañía. Se podrán tener paciencia en las dificultades y serán capaces de amar a otros y mostrarse vulnerables.

  1. Puerto seguro

Tener una persona en dónde refugiarse en los momentos difíciles genera la sensación de seguridad básica que todo niño necesita. Tener la posibilidad de correr, desde pequeños, a los brazos de mamá cuando nos caímos y lastimamos, poder llorar en su hombro cuando nos rechazaron nuestros amigos por primera vez, o ser consolado cuando nos rompieron el corazón, nos genera la sensación de que podremos superarlo todo, que seremos capaces de enfrentar la vida y sus cambios. Un niño que es escuchado y al que se invita y valora a crear sus propias estrategias para salir adelante, será capaz de encontrar caminos creativos en el futuro para enfrentar la adversidad. Se podrá caer, pero aprenderá a levantarse.

  1. Base segura

Cada vez que mamá nos invita a separarnos de ella para conocer el mundo, hacer amigos nuevos, subir al juego que nos da miedo, nos permite explorar el entorno y atrevernos a vivir. El niño que siente el entusiasmo, en lugar de miedo, por parte de la persona que le es más importante cuando es pequeño, se atreverá a ser protagonista de su propia historia, será capaz de cambiar al mundo en el futuro. Se planteará metas de crecimiento personal para el mañana. Sabrá que puede crear mundos mejores para todos.

Por eso, ser madre es una gran responsabilidad que merece todo el reconocimiento del mundo.

Imagen tomada de: http://www.superwallpapers.com.br/fotos-gratis/um-tapete-de-lindas-flores-rosas.jpg